Encuentran rastros de vida nocturna en martes

circozuelos

Party Jarl

Un equipo de investigadores de la Universidad Autónoma de Bratisbreva publica hoy en la revista Nature un importante descubrimiento que vendría a demostrar la existencia de vida nocturna en martes en Ciempozuelos.

El artículo recoge los resultados de una misión de campo realizada el miércoles pasado por la mañana en nuestra localidad y enfocada a la recogida de muestras. Durante dicha misión el vehículo de exploración “Panda 1200 3p” habría recogido colillas en la puerta de un par de garitos del pueblo así como los restos de lo que podría ser una vomitona del tamaño del lago Titikaka. La vomitona no ha sido analizada porque tiene tropezones y un aroma de espanto pero el análisis geológico de las colillas ha determinado que estas son recientes y no sedimentarías y que la presencia de alcohol de alta graduación en ellas alcanza el nivel “a espuertas”. Esto es lo que lleva a los investigadores de Bratisbreva a concluir la más que segura existencia de vida nocturna en martes. El alcohol es el pilar químico básico para la aparición de la vida nocturna. Forma parte de la composición de cualquier ser vivo algo pendón. La presencia de alcohol indica que se dan las circunstancias ideales para que en cualquier momento pueda saltar la chispa y algún martes se abra la puerta de un bar. Según los investigadores solo queda ahora por determinar la morfología de esa posible forma de vida nocturna. Puede tratarse solo de algún beodo ocasional, con lo que se situaría en el eslabón más bajo y triste de la escala, o podría en cambio tratarse de una forma más evolucionada, algo del tipo “cuatro gatos” o “lo mejorcito de cada casa”. Para determinar qué tipo de organismo ha podido poblar la noche de los martes los investigadores se embarcarán la próxima semana en una nueva misión de campo consistente en darse un rulo y pillarse el puntillo hasta que les echen de un bar a las tantas de la mañana. De no conseguirlo se entendería que aún es pronto para poder hablar de vida nocturna en martes pero si consiguen pillarse una buena caraja y salir a gatas de un bar al amanecer del miércoles podríamos encontrarnos ante un gran descubrimiento. Sería la conquista de la última frontera, el martes, día lejos de todo menos del lunes, que hasta ahora parecía inaccesible e inviable para el desarrollo de la juerga y reservado más bien a confiar en que a uno le venga pronto el sueño. De corroborarse los indicios el hombre habría conquistado un nuevo día, un nuevo trozo de tiempo disponible para emplearlo en pillarse una buena turca y así olvidar la puta mierda que es casi todo.

Anuncios