Nani Roma se pierde en Ciempozuelos

nani roma ciempozuelos

…¿esa también es prohibida?…cagüento….

El catalán Nani Roma, ganador del rally Dakar en las categoría de coche, moto y pata coja, admitió este sábado en una charla con periodistas haberlas pasado putas para orientarse al callejear por el centro de nuestro pueblo. Parece ser que Nani es un enamorado de las patatas al ajillo de Siger y había venido al pueblo a por unos cuantos kilos cuando se le ocurrió tomarse una caña en el bar de Martín, en la plaza. Pero cometió un error fatal. El propio Nani nos cuenta su aventura:

“Hacía tiempo que no me tomaba una cañita donde Martín así que al salir de Siger bajé con el coche hasta la esquina de los Galanes pero como soy muy señorito en vez aparcar y cruzar la plaza andando decidí acercarme en coche. Maldita la hora. Después de callejear como un idiota durante un buen rato y haber pasado por la plaza de toros, el polideportivo viejo y el bar del Gorila me di por vencido y cerca de la estación de tren terminé preguntándole al primer tipo que me crucé. Su única respuesta fue mirarme como si me traspasara y pedirme “un cigarrito compi” así que tuve que volver a preguntar a una señora que a pesar de ser muy amable, ser del pueblo de toda la vida y haber sido cartera no fue capaz de decirme cómo llegar hasta la plaza en coche. Me aconsejó que aparcase allí mismo y me fuese andando y eso es lo que hice entre resignado y abochornado por haberme perdido en un pueblucho. Cuando llegué a la plaza Martín ya había cerrado así que cagándome en todo bicho viviente y muerto de sed me volví al coche para descubrir que me habían calzado una multa por no poner ticket. Cincuenta boniatos. Olé tú. La próxima vez voy a por patatas en el coche de línea.”

El caso de Nani Roma no es el primero que se conoce de mangurrinos que se pierden callejeando por el pueblo. De hecho aún se hallan en paradero desconocido un par de titulcianos que vinieron el año pasado para San Isidro a ponerse finos a cubatas y que fueron vistos por ultima vez en las inmediaciones del bar La Piragua con una melopea importante e intenciones de tomarse la penúltima. También fue noticia en su momento el caso del coche de Google que cuando vino a grabar las calles del pueblo dio tantísimas vueltas que subiendo por duodécima vez la cuesta de San José el conductor se volvió loco e intento quemarse a lo bonzo con el mechero del coche.

 Tío Willis
Anuncios