La izquierda radicaliza la campaña y acaba sus mitines con una conga

conga radical

El pueblo…unido…jamás será vencido!

La recta final de la campaña arrecia y estos días somos testigos de un frenético ir y venir de políticos que se cambian de careta un rato y bajan de sus pedestales para dejarse las suelas de los zapatos en mítines, charlas, visitas, reuniones, almuerzos, comidas, cenas y todo un carrusel de actos públicos con el fin de que los ciudadanos puedan ver de cerca su bonita piel de cordero. Nadie duda en sacar la artillería pesada para conseguir la presa más preciada en estos días, el votante indeciso. La hipersaturación informativa que nos rodea hace que llamar la atención sea difícil, pisar la calle no es suficiente si todo el mundo lo hace. Ante este panorama cierta parte de la izquierda política local, sintiendo que el resto de formaciones les ha comido terreno en su acercamiento al ciudadano, se ha visto en la obligación de dar un pasito palante María. Su última propuesta es acabar sus actos electorales formando una conga donde los lideres políticos se mezclan alborozados con los ciudadanos consiguiendo así no solo un vínculo con el posible votante sino un impacto mediático mucho mayor que la típica arenga mitinera. La gestación de la idea nos la cuenta Joseba Cilón, portavoz de una de las 376 plataformas que conforman la candidatura de izquierdas del pueblo:

“Está claro que en campaña se trata de que se te vea lo máximo posible, para que te voten te tienen que ver primero. Pero tampoco vale ya con soltarles un rollo a tus votantes fieles, no, tienes que enfatizar con los problemas de la gente, acercarte más, unirte a ellos. Y qué mejor para eso que una conga loca. La idea nos vino en San Isidro por casualidad. En un principio la idea para la caseta era traer a cantautores comprometidos pero se nos iban de precio así que terminamos haciendo una sesión monográfica de Macaco. Nos descargamos toda su discografía por la cara porque sabemos que a él no le importaría y liamos una buena juerga. Y ya sabe, buena música, algo de alcohol, camaradería….una cosa llevo a la otra y cuando me quise dar cuenta tenía agarrada por detrás a Roció, la hermana del Turrones. Me giré para ver quién me agarraba por detrás y vi que era el Turrones mismo que me miraba con cierto disgusto…mmm…me estoy yendo del tema ¿verdad? Pues eso que en un momento se montó una conga de ciento cincuenta compañeros, todos cantando “vente camarada vente pa’la conga” con la melodía de aquel exitazo sabrosón de la traidora anticastrista Gloria Estefan. Y fue lo mejor que hemos hecho en mucho tiempo. Tuvimos un momento de comunión precioso. A este lado de la izquierda somos tanta gente, tantas formaciones distintas, que a veces uno se lía y ya no sabe con quién está. Pero en la conga todos vamos unidos y sabemos quién nos acompaña.  Aquella conga nos dejó marcados a todos. Desde entonces lo hemos incorporado a casi todos los actos de campaña. La gente se implica y son muchos los curiosos que vienen a ver qué demonios está pasando. Y hemos dicho que de eso se trata ¿no? De que te vean lo máximo posible.”

El resto de formaciones políticas han valorado de diversa forma esta nueva táctica electoral dependiendo de su propio interés. Los partidos con alguna esperanza de pactar con la izquierda tras las elecciones han valorado las congas de manera positiva y han hecho un alegato a favor de la libertad de expresión mientras que los partidos con ninguna esperanza de pactar con la izquierda tras la elecciones los han llamado titiriteros.

 Tío Willis
Anuncios