Se suceden las muestras de duelo por la despedida de la alcaldesa

esto no está pasando

Tras el vuelco electoral del pasado domingo y la confirmación de que los pronósticos se han cumplido y que nuestra alcaldesa ya no es tal, o por lo menos no lo va a ser más, cientos de vecinos se han echado a la calle estos días para despedirse de la mejor manera posible de su Excelencia. Se podría decir que el pueblo está literalmente colapsado por una marea de gente que recorre las calles en sentido homenaje hacia quien tanto ha hecho por este pueblo. La gente ni es tonta ni olvida fácilmente y han sido tantas cosas, tantos años juntos, tantos momentos memorables con ella. Su Excelencia ha dejado huella, no será fácil olvidar su mandato y a nadie escapa que su sombra será alargada. Solo esperamos que la pequeña historia de este pueblo sepa concederle el lugar que se merece.

En los días transcurridos desde la confirmación de la noticia el pueblo ha estado en estado de shock. La gente aún no se cree que su lideresa vaya a abandonar el timón de la nave. El shock está dejando paso poco a poco a una especie de histeria colectiva donde cada vecino manifiesta su sentir de una manera distinta. Los más sensibles lloran, otros gritan, algunos incluso cantan y cuentan que ya la misma noche de las elecciones el estupor se transformó en un alboroto de cláxones y petardos que no se recordaba desde cierto gol de Iniesta.

Tío Willis
Anuncios