Confunden a un funcionario del ayuntamiento con un mueble de Felcar

tutti frutti

José María Guazo, funcionario en el ayuntamiento de Ciempozuelos, nos confesaba su desazón ante este hecho. “Es muy triste sentirse ignorado de esta manera. Llevo en el ayuntamiento más años que el timbre de la puerta, siempre cumplo con mis tareas y me gusta mi trabajo”.
Parece ser que el jueves pasado José María se disponía a terminar su jornada de trabajo y marchar a casa cuando descubrió que lo habían dejado encerrado dentro del consistorio. “Esto ha sido la gota que colma el vaso” nos dice, “en el ayuntamiento hay un ambiente bastante frío y cada uno va a lo suyo, la verdad. Los que entran a la oficina es para coger folios y clips y es que parece que ni me ven. Tampoco suelo salir con los compas a tomar café al Camachito, prefiero quedarme en la oficina ojeando el facebook y las noticias. ¡Pero es que el otro día la señora de la limpieza me dejó encerrado después de haberme pasado el plumero por los morros!”.
Después de llamar para que le abriesen la puerta, de mala manera según nos cuenta, “..encima llega Ramón mosqueao por currar fuera de horas, ni me mira a la cara y suelta algo como “…hay que ser capullo”. Ya en su casa José María llegó a plantearse cuestiones que han llegado a ponerle más nervioso que Frodo en una joyería. “¡Joé, es que pensaba que me estaba pasando lo que al Bruce Willis ese en el sexto sentido!”
Al parecer no es el único caso que se da de esta índole en nuestro apreciado contubernio. Otro funcionario del ayuntamiento, compañero de José María, declara: “Pues claro que pasa, y no es el bullin ese, es que la gente va de un lado a otro toda la mañana trabajando o haciendo que trabaja y no hacen ni  puto caso a nadie. Yo por ejemplo me ocupo de enviar los recibos e impuestos al personal y es muy mecánico, desde hace 20 años solo hablo con la gente del trabajo a las horas del café y el aperitivo. Pero es que también el José María es más lila que el vampiro de Barrio Sésamo joder, ni un café se toma y aún parece que está menos todavía”.

Alfredo Panda
Anuncios