Turismo en Ciempozuelos, ¿para cuándo?

Sabemos todos que en Ciempozuelos siempre hemos visto pasar autobuses llenos de gente pero camino de Aranjuez, Chinchón, San Martín de la Warner y si nos apuráis hasta Titulcia o Colmenar de Oreja. Hordas de españolitos e incluso de guiris que llenan las arcas de estos pueblos y las de sus comerciantes y llevan también por qué no señoritas y caballeros que animan la vista y quizá algo más a los lugareños y hacen los duros días de invierno y los sofocantes veranos mucho más llevaderos.

Sin embargo aquí nos tenemos que dar con un canto en los dientes porque aún tenemos unas fiestas que aglutinan cada vez menos foráneos (esto es así desde hace años, todo sea dicho, no volvamos al juego de las comparaciones por favor!!) y poco más aparte de familiares de algunos pacientes de los centros psiquiátricos y residencias. Estos vienen a visitar a sus gentes y de vez en cuando salen a dar un paseíllo por nuestros “grandes parques” y se toman algo en nuestros bares con mucha resignación y algunas veces con tristeza debido a las situaciones complejas en la que muchos se encuentran. Pero de turismo aquí no viene ni Blas a excepción de los autobuses llenos de preadolescentes franceses que llegan a nuestro pueblo cada primavera desde el principio de los tiempos. Pero poca pasta se dejan aquí esos mochuelos que solo vienen a visitar los alrededores. Además de que las francesitas bastante tienen con aguantar el cortejo mediante acoso y derribo al que les someten la mitad de los mozos del pueblo mientras el resto de los mozos persigue a la carrera a los francesitos por la única razón de que no son de aquí. Cuando esos chicos crezcan dudo que les apetezca volver a Ciempozuelos.

Deberíamos empezar de una vez a vendernos mejor. Vale que seamos el pueblo con más cagadas de perro sin recoger de todo el universo y que el número de cagadas solo sea superado por el de zanjas. Pero también tenemos una preciosa aunque algo resbaladiza plaza del pueblo y algunos de los mejores bares para cañear y comer de toda la comarca. También una vez fuimos famosos por nuestra chispeante vida nocturna pero de aquello ya casi solo se acuerdan cuatro puretas.

Capitán Panceta feat. Tío Willis
Anuncios