Avistan al Yeti en el pasillo de los yogures del Ahorramás

Un nuevo avistamiento del Yeti ha tenido lugar de forma reciente en Ciempozuelos, concretamente en el Ahorramás del Parque Olimpia y más concretamente en el pasillo de los yogures del mismo. En un primer momento los clientes del supermercado confundieron al Yeti con un hipster pero tanto su desnudez y generosa pilosidad corporal como el hecho de medir tres metros de alto y tener colmillos de medio palmo no tardaron en sacar a la gente de su error. Lo que tenían delante con una pizza Alipende bajo el brazo era el abominable hombre de las nieves. Nadie diría que aquel ser peludo que parecía concentrado decidiéndose entre pillar natillas o Danoninos fuese nada abominable. Hasta que llegó el listo de turno y se acercó al pelanas para hacerse un selfie. El bicho reaccionó a la luz del flash con un horripilante bramido tras lo cual agarró al tonto del móvil por la pechera y utilizó su cabeza como un tambor al más puro estilo Bud Spencer. Y probablemente se lo habría comido allí mismo si el tipo no se hubiese cagado encima. Después de quedarse a gustito el Yeti agarró un pack de Danoninos y tras metérselo bajo el brazo junto a la pizza huyó corriendo hacia la salida del super.

¿Qué demonios hacía el Yeti en el Ahorramás? Es la pregunta que se hace todo el mundo. No han tardado en salir supuestos expertos en el tema que dan como posible explicación el ascenso de temperatura en los hábitats de ciertas especies debido al cambio climático, algo que las obligaría a buscar entornos más fríos. Y en los pasillos de refrigerados de algunos supermercados se han registrado mínimas que ríete tú de Invernalia. Esta explicación podría arrojar algo de luz también sobre el incidente acaecido hace unos meses en el Mercadona, donde un repartidor fue sometido a un control de alcoholemia y estupefacientes tras afirmar haber visto a una pareja de pingüinos de penacho amarillo dándose el lote entre dos palets de helados.

Tío Willis
Anuncios