Adif planea sustituir los trenes por borricos en la Línea C3

Cercanías

En lo que parece ser una vuelta de tuerca más en la campaña de ninguneo de Adif hacia los usuarios de la línea C3 de Cercanías estos días se viene rumoreando que la empresa pública tiene previstas nuevas y ultrajantes medidas con las que seguir hinchándonos las narices a los pasajeros de dicha línea.

Parece ser que a Adif no le basta con negarse a eliminar las barreras arquitectónicas en algunas estaciones, ni con postergar ad infinitum la ampliación de los aparcamientos, obligando a los que cogen el tren a partir de las nueve de la mañana a aparcar el coche en algún escurriembre cercano a la estación, ni con pasar como de comer mierda de las quejas de los vecinos respecto a la capacidad y frecuencia de los trenes. No, nuestros impuestos deben de ir a parar a las flamantes nuevas líneas de AVE mientras día tras día los curritos tenemos que soportar trenes con retrasos dignos de un tronista, otros que directamente no llegan nunca y escenas de aglomeraciones en algunos vagones más propias de los trenes de la muerte de Auschwitz.

Vamos, que nos tratan como al pobre ganado pero les debe saber a poco según se desprende de las informaciones que se han filtrado recientemente relativas a los planes de Adif para esta línea. Según estas informaciones en un primer momento la empresa pública se planteó un nuevo modelo de trenes en los que los propios usuarios serían los encargados de generar la electricidad necesaria para impulsar la locomotora pedaleando como descosíos bajo los latigazos de expertos negreros. El proyecto estaba muy avanzado pero finalmente la propuesta se desechó por lo caro que salía reformar los trenes y porque algún genio tuvo una idea aún mejor. Dicho iluminado se dió cuenta de que sería más rentable aún ahorrarse directamente los trenes y sustituir estos por burros de carga. De esta forma, en cuanto esta medida entre en vigor los usuarios deberán, además de pagar el correspondiente billete, llevar consigo un palo y una zanahoria para conseguir que el borrico tire pa’lante en dirección a Atocha o Aranjuez.

Nos mean en la cara y abrimos la boca porque necesitamos respirar.

Tío Willis
Anuncios