La apertura del McDonald’s confirma que ya semos uropeos

semos uropeos

El futuro ya está aquí. Por fin tendremos McDonald’s en el pueblo! Regocijaos hermanos y hermanas, ya somos modernos. Ya no tendremos que seguir mintiendo para dárnoslas de pueblo guay diciendo que sí, que en Ciempozuelos tenemos un Burger King. No queridos, acabemos de una vez con esta farsa, el Burger King ese que hay allende los sembraos junto a la N-IV no cuenta como negocio local. Si está bastante más cerca de Seseña que de Ciempozuelos será que el Burger King es suyo y no nuestro ¿no?

Pero eso se acabó. Ya hace años que salimos de las ligas menores gracias a la apertura del Telepizza y ahora con la llegada del McDonald’s jugamos en primera división. Como nos pongan cerca un IKEA presentamos candidatura a los Juegos Olímpicos. Qué poquito nos queda para ser como Valdemoro, ya deben sentir nuestro aliento en el cogote.

Hemos entrado en el siglo XXI algo retrasados pero con paso firme vecinos. Ese pringoso Big Mac con el que soñabas el sábado pasado tumbado en el sofá está ahora un poco más cerca de tu barriga. Muy cerca tampoco porque el McDonald’s lo han puesto junto al Simply, lo que implica que si el McMenu lo pides para llevar te acabarás comiendo las patatas frías y blandurrias a no ser que te las zampes sentado en un banco de los Pinos.

Según los medios esta apertura dará trabajo a unas 25 personas, la mayoría del pueblo dicen. A ver si es verdad porque falta hace. Y más falta va a hacer ahora. No queremos ser cenizos ni parecer más cazurros de lo que ya somos pero está clarinete que este desembarco de la multinacional americana será una jodienda para algunos negocios locales.  Muchos vecinos que antes bajaban al bar de la esquina a cenar con los críos o pillar la cena para comérsela en casa ahora llevarán a la prole al McDonald’s en busca de un Happy Meal que los mantenga ocupados un rato. Menos dinero para el bar de la esquina y más para Ronald McDonald.

Cada vez semos más uropeos. Ahora solo nos falta tener unos servicios e infraestructuras acordes a lo que una localidad de veinte mil habitantes se merece y ya seremos un pueblo como Dios manda vecinos.

Tío Willis
Anuncios