Una calle sin zanjas provoca el desconcierto entre los vecinos

zanjas

Los servicios de emergencia locales tuvieron que atender en la mañana de ayer a varias personas que se encontraban en estado de shock tras haber podido caminar tranquilamente por la Calle de la Breva sin sortear ninguna zanja. Muchos paseantes creían estar sufriendo alucinaciones y más de uno se negaba a abandonar la calle entre gritos histéricos. Igualmente, en las entradas de la citada calle se formaron durante varias horas embotellamientos de tráfico al no atreverse muchos conductores a circular por ella sin tener como referencia para guiarse los agujeros y las vallas metálicas.

Por el momento se desconocen las razones por las que esta calle se encuentra todavía sin horadar e incluso se ha abierto una investigación para encontrar a los responsables de este descuido. Sin embargo ciertas informaciones señalan que todo podría ser una nueva acción del colectivo radikal “Tu zanja, mi esguince” que lleva meses tapando zanjas con nocturnidad como forma de protesta frente al minado sistemático de nuestro pavimento.

A primera hora de la tarde la situación quedó completamente restablecida en la Calle de la Breva con la llegada de unos operarios de Endesa armados con martillos neumáticos y una bota de vino.

Tenemos zanjas por encima de nuestras posibilidades. Cuando haya más piedra fuera que dentro se nos tragará la tierra. Pero seamos positivos, estamos a dos zanjas de entrar en el libro Guinness y a cuatro de llegar al centro de la tierra.

Tío Willis

 

Anuncios