Ya hay más triatletas que gordos en Ciempozuelos

 

Volkswaken - Aldiana Triathlon - 10793 - 01Según un estudio llevado a cabo por la empresa Demostrola en Ciempozuelos hay a día de hoy 187 triatletas mientras que el número de maufas oficiales, aquellos cuyo índice de grasa corporal es superior al 40% , es de 159. El resto de la población se reparte en el amplio margen que va desde el que sale a correr cada día para sentirse bien y los que les suda la polla todo.

No hace demasiado tiempo muchos de nosotros ni siquiera sabíamos deletrear correctamente “triatlón” y le prestábamos a esta disciplina la misma atención que le podemos prestar hoy en día a…no sé….mmm….venga va, la halterofilia. Imaginaos que dentro de cinco años a todo hijo de vecino le ha dado por la halterofilia. ¿Os suena raro? Pues ahora a mucha gente le ha dado por el triatlón y a nadie le parece raro. Pero tampoco seamos frívolos con esto. Un poco de respeto brother. Estamos hablando de que hay peña que se tira 3.800 metros nadando, 180 kilómetros pedaleando y 42 kilómetros corriendo. Del tirón. Nuestra más babeante admiración a quien es capaz de completar esa animalada sin cagarse encima. Nosotros estamos a mil putas millas de la línea de salida de un Iron Man y a diez centímetros de una caña en la barra del Martín.

Teniendo presente que cualquiera que se atreva a intentar semejante hazaña merece nuestro elogio también hay que dejar claro que Josef Ajram ha hecho mucho daño y que a más de uno le va a dar un telele por pasar en cuestión de meses de la raya en el baño a la marca del año. Impossible is nothing decía el anuncio. Ya. Y un mojón. Impossible es que en seis meses pases de desayunar gachas a correr el maratón de Boston amigo.

Ni calvo ni con tres pelucas dicen en mi pueblo. La evolución castiza de “en el término medio está la virtud” de Aristóteles. Pero ¿desde cuándo nos ha importado a los de Ciempozuelos lo que diga Aristóteles? Aquí somos de Juanín o de Juanón. Todo o nada monada. Pero pasar de cero a cien en cero coma te da muchas papeletas en la rifa del fallo cardiaco. Así que olvídate de gestas heroicas querido vecino y confórmate con darte largos y sanos paseos camino de Palomero. Si llegas a la fase siguiente, trotar patéticamente sudando aguarrás, estarás un poco más cerca del momento que tanto ansias, ir al Decathlon a vestirte de luces.

Tío Willis
Anuncios