Una nube tóxica era lo que necesitaba el pueblo

circozuelos

La madre que los parió. ¿De quién fue la idea? Formemos un gran montón en medio del campo con 100.000 toneladas de material potencialmente tóxico y olvidémonos de él. ¿Qué podría salir mal?

Todo. Ha salido mal todo. Y de cojones. Hasta en la CNN nos han sacado.  Bueno, más o menos, porque Ciempozuelos ha salido en los medios de refilón, todo hay que decirlo. Los que se han llevado todo el interés mediático han sido Seseña y los pisos del Pocero. Y aunque podría parecer una suerte el habernos librado de ser relacionados con semejante desastre realmente no lo es, porque en este pueblo también nos hemos comido el marrón y de postre nos vamos a comer un entorno contaminado durante no se sabe cuánto tiempo, así que también queremos asomar la jeta por la CNN. A ver si cae algo.

Las imágenes de la columna de humo que todo el mundo, literalmente, ha visto por la tele, eran impresionantes. Recordaban a las erupciones de hace unos años de aquellos volcanes islandeses con nombres impronunciables. Por eso cuesta creer a aquellos que afirman que las mediciones de contaminación en el aire ya muestran resultados normales. ¿Perdona? ¿Y todo ese humo tóxico dónde ha ido? Si lo he entendido bien no tenemos de qué preocuparnos por esa apocalíptica humareda negra pues sus billones de partículas tóxicas en suspensión se han ido volando a merced del viento hacia un lugar mejor donde no contaminan sino que se convierten en algodón de azúcar. O sea, que a mi me ponen pegas año tras año para pasar la ITV porque mi pobre Clio arrastra un pequeño problema de gases que para el tipo que me revisa el escape parece ser la razón última del calentamiento global pero resulta que soy un cenizo por temer que ese nubarrón inmundo nos pueda llegar a afectar a la salud más de lo que nos están contando.

Las últimas causas o culpables de semejante desaguisado no las conoceremos nunca por muchas milongas que pretendan contarnos ahora pero con las consecuencias vamos a tener que apechugar queramos o no. Ojalá tengan razón los que se muestran confiados en que esto ha sido solo un susto del que ya ha pasado lo peor.  Nosotros no queremos ser alarmistas pero tenemos serias dudas al respecto.

Tío Willis
Anuncios