Un magnate chino quiere comprar el pueblo

circozuelos

Cuando al torero Rafael el Gallo le presentaron en un cóctel al filósofo Ortega y Gasset preguntó a qué se dedicaba este señor. Alguien le explicó que se dedicaba a pensar. Tras unos segundos madurando la idea el Gallo respondió algo que cien años después aún seguimos diciendo: “Hay gente pa’ to”. Y esto nos viene que ni  pintado para el caso que hoy nos ocupa. Según el periódico chino Mandarin Tomorrrow un rico empresario de la región de Chin Chon, al sur del país, estaría interesado en comprar el pueblo. Sí, sí, quiere comprar Ciempozuelos. No ha trascendido la identidad de este magnate y solo se le conoce como Mister Chan. Lo único que se sabe de él es que ha amasado una fortuna vendiendo palos de selfie y que tiene un depósito de dinero como el del Tío Gilito. También se sabe que tiene la necesidad imperiosa de gastar tanta pasta y una panda de consejeros a cual más tonto dado lo estrafalario de su propuesta. Él y su séquito deberían empezar por preguntarse a quién le van a comprar el pueblo. Tú puedes comprarle el Real Madrid a Don Florentino si tienes más pasta que él pero por mucha pasta que tengas tú no puedes venir aquí y comprar algo que no es de nadie sino público porq……espera un momento… qué gilipóllidas que soy……claro que puedes, en este país al menos sí. De hecho es la práctica habitual. Pretender comprar el pueblo no parece una idea tan descabellada al fin y al cabo.

La pregunta que nos hacemos en la siempre efervescente redacción de Circozuelos es si en la posible venta del pueblo a un inversor privado los vecinos iríamos incluidos en el paquete o nos veríamos forzados al destierro. Bueno, al destierro se va a ir su puta madre porque la vamos a liar pinga si vienen a echarnos. Ya pueden mandar a Los Vengadores. !Somos del pueblo de los locos, no nos metemos con nadie, pero si se meten con nosotros…aupa! nos cagamos en su padre!

Lo más seguro para evitar estos conflictos es que la posible venta nos incluyese a los vecinos en la transacción y pudiésemos seguir haciendo vida normal. Según lo poco que se sabe Mister Chan no tiene grandes planes para el pueblo sino que harto de deportivos y mansiones tenía el caprichito de comprarse un juguetito más grande. Primero pensó en un club de fútbol pero como ya estaban todos pillados se picó y decidió echar un órdago. Se iba a comprar un pueblo entero.  Mister Chan tiene familia en España y por ello decidió venir a invertir a nuestro país. Le tiraba la costa y algún lumbreras le habló de un sitio llamado Marina D’or. Pero cuando Mister Chan vino a ver Marina D’or con sus propios ojos salió huyendo de allí campo a través intentando arrancarse los globos oculares. No quiso ver más después de aquello y decidió volverse pitando a China. Pero antes de largarse de vuelta a casa se sintió obligado a visitar a su familia emigrante. Su primo Felipe seguía viviendo en una pequeña localidad al sur de Madrid donde sus padres habían abierto el primer restaurante chino del pueblo hacía la friolera de veinticinco años atrás. Y para allá que se fue Mister Chan a visitar a su familia. Era un viernes. 11 de septiembre de 2015. Primer día de las fiestas de Ciempozuelos. El resto os lo podéis imaginar.

No sabemos si Mister Chan sería nuestro mecenas o nuestro negrero. La sola idea de que nos puedan vender a alguien conlleva tantas preguntas que no es nuestro castigado hipotálamo el más adecuado para plantearlas y mucho menos para responderlas. Solo se nos ocurren las dudas más miserables…..¿una inyección de dinero fresco supondría una mejora absoluta para el pueblo o nos sacaríamos los ojos?….¿cuánto he de pedir por ceder mi voluntad a otro?…. ¿la pastilla roja o la azul?

Tío Willis
Anuncios