Desarrollan una aplicación que permitirá comparar las fiestas con las de años anteriores

appfiestas

La empresa japonesa Kenabo, dedicada al desarrollo de aplicaciones y juegos para móviles, ha creado una aplicación que servirá para aliviar una necesidad insatisfecha desde hace tiempo en nuestro pueblo. Mediante un complejo algoritmo dicha aplicación permitirá al usuario conocer en cada momento cómo de divertidas están siendo las fiestas en comparación con las del año que él propio usuario elija.

Hay que felicitar a la gente de Kenabo por haber sido los primeros en darse cuenta de que comparar las fiestas del pueblo con las de años anteriores venía siendo tendencia en nuestra localidad desde el año pasado. Las redes sociales, las barras de bar y las colas en la pescadería se llenan de comentarios acerca de lo buenas o malas que son las fiestas si las comparas con las de otros años. Ya sabíamos que cada español lleva dentro un seleccionador de fútbol y un presidente del gobierno pero ahora en Ciempozuelos cada vecino llevamos también dentro un pequeño historiador que conoce perfectamente cómo han sido las fiestas locales a lo largo de los años, lo que le permite deducir que las actuales son una castaña pilonga. Y no importa tu edad ni tu procedencia, aunque tengas 18 años o lleves solo dos viviendo en Ciempozuelos ya sabes que hace diez años las fiestas molaban más. Y punto.

Aquí en Circozuelos tambien somos de la opinión de que las fiestas son un poco cagarro y que cualquier tiempo pasado fue mejor pero nos inclinamos por pensar que esto tiene mucho que ver con nuestra decadencia física y mental. Para enfrentarte a la gymkana etílica que suponen nuestras fiestas está claro que no es lo mismo tener 20 tacos que 40. Ahora todo te parece un poco peor amigo pero aquí nos hemos tragado año tras año auténticos peñazos como La Unión o Los Refrescos sin rechistar y lo que es más, bailando sus exitazos como si no hubiera un mañana, mientras que ahora torcemos el morro ante la sola mención de las fiestas del pueblo.  No estaría nada mal recuperar aquel espíritu de antaño. El que juntaba en medio de la plaza a cientos de vecinos sin importar su edad, ideología política, género ni condición, y nos hermanaba en un abrazo fraternal bajo los acordes de Paquito el Chocolatero. En ese instante todos somos uno queridos vecinos.

Nos vemos en las fiestas. Intentemos afrontarlas con la mejor predisposición y sin caer en el desánimo. Para conseguirlo nosotros vamos a emplear el método que solemos utilizar para casi todo y que consiste en beber y en no esperar una puta mierda de nada para evitar llevarnos chascos. A veces funciona. Sobre todo lo de beber.

Tío Willis
Anuncios