5 consejos para follar en las Fiestas

Circozuelos

Follar en las fiestas del pueblo es fácil si sabes cómo. Vaya por delante que nosotros no sabemos cómo. Bueno, follar si sabemos, pero hacerlo aprovechando los días de desparrame que suponen nuestras fiestas nunca ha sido nuestro fuerte. Terminar dormitando en una acera o vagar de bar en bar con la mirada de los mil metros sí es nuestro fuerte pero de eso ya hablaremos otro día.

Ya que no podíamos fiarnos de nuestra experiencia en estos menesteres erótico festivos el equipo de investigación de Circozuelos lleva días buscando por todo el pueblo a hombres y mujeres con fama de follar por encima de la media, especialmente cuando llegan nuestras fiestas locales. Ha sido más fácil encontrarlos a ellos que a ellas por razones que a nadie sorprenderán. Para muchas cosas seguimos en el siglo XIX y, dependiendo de lo que tienen entre las piernas, catalogamos de una forma u otra a aquellos que se aprietan a todo lo que se mueve. Así, muchas mujeres se mostraban reacias a exponerse mientras que los hombres estaban deseando fardar de sus muescas en el revólver. Es lo que tiene que a unos los llamemos “mujeriegos” y a las otras “putas”. Eso está muy feo amigos, a ver si nos comportamos. Pero no hemos venido hoy a hablar de igualdad de géneros sino de encontrar la manera de que un género se fusione con el opuesto, o no, condón mediante.  Ha sido difícil sintetizar toda la información que nos han dado los mejores fornicadores locales pero hemos hecho lo que hemos podido y nos han salido estos cinco consejos:

1- No salgas pronto de casa

Nadie liga escuchando el pregón de las fiestas. Evita salir de casa antes de las doce de la noche pues nada interesante ocurre antes de esa hora a no ser que tengas diez años. Esas fuerzas que has gastado durante las carrozas esquivando caramelos o durmiéndote de pie en la procesión quizá te hagan falta luego si suena la flauta y pillas cacho. Cuanto más tarde salgas de casa más oportunidades tienes de llegar vivo a las horas donde se corta el bacalao.

2- Bebe mucho

Sinceramente no creemos que en Ciempozuelos haya que recalcar mucho esto de empinar el codo pues tragáis como sumideros hijos de puta. Tampoco vamos a descubrir a nadie ahora las bondades del licor a la hora de perder la vergüenza y revolucionarnos las hormonas. Por no hablar de que sin bebercio en las fiestas la mitad no llegabamos ni a los toros de fuego. Si de natural no eres la alegría de la fiesta no te vendrán mal tres o cuatro cañitas para empezar a brillar y correr hacia la primera base. Luego solamente de ti y de tu temple dependerá el seguir toda la noche de cañeo o adentrarte en algún momento en los pantanosos terrenos del cubalitro cargadito.

3- Pero no bebas demasiado

Este consejo vale tanto para los que quieren follar como para aquellos con intenciones más realistas. Una cosa es desparramar un poco y otra muy distinta acabar haciendo el ridículo más espantoso en la plaza delante de medio pueblo. Sabemos de buena tinta que semejante papelón ya suponía suficiente horror y pavor al día siguiente mucho antes de que existieran los móviles con cámara así que no os la juguéis con el vino, os arriesgáis a no volver a salir en todas las fiestas. Por no hablar de que ninguna chica quiere irse con el toliga que balbucea en arameo y ningún tipo quiere nada con la loca que berrea. Antes de que tus amigos tengan que sujetarte como a un boxeador noqueado aprende a decir que no. Que no quieres más cubalitro de Bacardi con limon sino una Coca Cola. O mejor aún, vete a la feria a comerte un pincho moruno. O dos, que a saber cuando volverás a probar bocado. Un paso atrás para coger impulso que tu cuerpo y tu dignidad futura agradecerán. Piensa que esto es una carrera de fondo y aquellos que no sepan bajar el ritmo dejarán de ser tu competencia antes de que amanezca.

4- No te centres en un solo objetivo

A no ser que tengáis la incierta suerte de estar perdidamente enamorados de un chico o chica y no tengáis ojos para nadie más no es un buen plan de negocio dirigir vuestras miradas e intenciones hacia un solo sujeto. Para una vez al año que el pueblo está lleno de gente no seáis estrechos de miras cojones. Diversificad vuestras apuestas. Cuantos más frentes tengáis abiertos más probabilidades tendréis de follar por pura estadística. A todos nos gustaría ligarnos al guaperas bronceado o a la pelirroja pecosa de ese grupito que baila a nuestro lado pero a no ser que tú seas guaperas y estés bronceado o seas pelirroja y pecosa no está de más que rebajes tus pretensiones y amplies tu campo de batalla. Para un viaje corto cualquier bicicleta es buena y si follas menos que los Roper no es momento de andarse con remilgos ahora. La gente que no folla sois legión. Somos quería decir. Y de esa legión de gente insatisfecha la mayoría quiere follar ¿no? La cosa está clara, solo se trata de ponernos de acuerdo.

5- Lánzate a la hora de las cañas

La Hora Zulú del cortejo verbenero son las cañas. Cierto es que algunas de las personas encuestadas se decantaban más por el rato que precede al encierro, o lo que haya, como momento preferido para pasar a la acción. Pero según confesaban ellas mismas estos escarceos solían acabar con algo de manoseo en los tendidos de la plaza de toros y poco más. Y aquí hemos venido a follar. Y según la gran mayoría de folladores encuestados las cañas, ese batiburrillo de gente extenuada pero borracha y arremolinada de manera caótica en torno a los bares, es el caldo de cultivo ideal para que salte la chispa y dos libidos se encuentren en el sitio adecuado y el momento más caliente. Aquí hay que darlo todo queridos así que asegúrate de no llegar muy cocido a Bote. No solo por la posibilidad de encontrar pareja sino también para evitar que medio pueblo tenga fotos tuyas potando. Si has llegado con vida hasta las cañas piensa una cosa. Todos los que continúan despiertos a estas horas es porque tienen ganas de cachondeo. Y ese es un concepto muy amplio. No te amilanes y abre tu frasco de las esencias aquí y ahora. Con tu mejor media sonrisa o caída de ojos juegatelo todo y da el paso definitivo. Y aquí ya no podemos aconsejarte pues cada cual tienes sus armas para romper el hielo. Los que somos rematadamente guapos no necesitamos hacer gran cosa pero entendemos que haya gente que tenga que currárselo bastante más. Y no vamos a caer en la simpleza de decirte que seas tú mismo porque a lo mejor esa es la razón por la que no follas desde el gol de Iniesta a Holanda.

Pasadlo muy bien vecinos y follad todo lo que podáis!!!

Tío Willis
Anuncios