Se confirma que habrá Navidad en Ciempozuelos

Circozuelos

Si aún quedan vecinos que por pura prudencia no se han atrevido todavía a poner el belén o comprar almendras rellenas tenemos buenas noticias para ellos.  A pesar de la incertidumbre con la que empezamos este mes de diciembre, sin alumbrado navideño en las calles y con muchos morros torcidos, finalmente todo parece indicar que tendremos Navidad y que los peores augurios de algunos vecinos no se van a cumplir. El ayuntamiento ha confirmado que habrá Pascuas y que salvo sorpresa de última hora estas discurrirán como Dios manda, empezando con la Nochebuena y terminando con el día de Reyes. Se disipan así también los rumores que afirmaban que el equipo de gobierno municipal pretendía introducir este año alguna fiesta pagana dentro de las celebraciones navideñas. Pero no, contrariamente a lo que se había filtrado ni habrá cultos al sol ni sacrificios humanos.

Esta confirmación por parte del ayuntamiento pone fin a la inquietud y desesperanza que se habían apoderado de algunos vecinos ante la posibilidad de quedarnos sin nuestra festividad más importante después de las fiestas patronales, San Isidro y el entierro de la sardina. Todo empezó con el tema del alumbrado navideño. Aquí siempre hemos sabido ver qué es lo verdaderamente importante y claro, teniendo en cuenta que todo va de maravilla tanto en el pueblo como en el resto del mundo, lo lógico era preocuparse por asuntos de auténtico calado como la iluminación navideña local. Si alguien se pensaba que no nos íbamos a dar cuenta de que este año han tardado tres días más que de costumbre en poner el alumbrado navideño es que no nos conoce bien. Desde hace un tiempo aquí miramos con lupa cada gestión municipal a fin de compararla con las realizadas en los años anteriores, aquellos años en los que la administración de este pueblo era la envidia no solo de los pueblos vecinos sino del mundo entero e incluso el nombre de Ciempozuelos sonó en las quinielas para el Premio Príncipe de Asturias. No es momento de ponerse ahora a recordar aquellos maravillosos años donde el control del gasto y una gestión transparente eran las señas de identidad de este pueblo pero una cosa es abandonar la excelencia administrativa y otra bien distinta es jugar con nuestro espíritu navideño. Y eso es lo que hicieron desde el ayuntamiento al demorar varios días el encendido de las luces navideñas. La rápida respuesta vecinal en RRSS frente a este atropello a la razón fue sin duda clave para que a los pocos días por fin se pusiera algo de cordura y un árbol de Navidad muy cuqui y lleno de lucecitas apareciese en medio de la plaza. Precisamente este hecho, el de colocar el árbol en medio de la plaza cubriendo la farola y no a un lado como otros años, también trajo su ración de polémica pues la diversión nunca acaba en la casa de la risa. La cosa no llegó a mayores y pasados unos días parece que casi todo el mundo está medio conforme tanto con la ubicación del árbol como con el resto de decoración navideña. Si todo sigue su curso habitual ya no volveremos a tener polémica hasta el día de Reyes, donde podremos lanzarnos de nuevo a discutir si hay más o menos carrozas que otros años.

La confirmación por parte del ayuntamiento de que Ciempozuelos tendrá Navidad es sin duda una buena noticia para todos. Tanto para aquellos que estos días honran el nacimiento de Cristo como para los que solo piensan en hartarse de comer, beber y comprar.  Aunque la Navidad del siglo XXI poco se parece a las Pascuas que celebraban los abuelos de nuestros abuelos hay algo que apenas ha cambiado. En estas fechas quien quiere y puede se sigue reuniendo con su familia en torno a una mesa. También hay quien quiere y no puede. Esa gente es en la que deberíamos pensar cuando se nos llena la boca de quejas por el asco de vida que llevamos, por lo seco que está el pavo de la suegra o por las pocas luces que hay colocadas en las calles. No nos sobran los motivos para celebrar cosas así que dejad de quejaros y pararos un momentito a pensar en la suerte que tenéis. La vida es un valle de lagrimas sí, pero la vuestra no es de las peores. ¡Feliz Navidad vecinos!

Tío Willis
Anuncios